¿Por qué planear tu inversión total te puede ahorrar mucho dinero?

Probablemente piensas que ya tienes todo calculado y estás listo para comenzar tu gran negocio, sin embargo siempre hay puntos que pasamos de largo, por ejemplo ¿Sabes cuál es el tope de crecimiento de tu negocio? ¿Cuánto es lo mínimo que debes invertir para comenzar? ¿Hasta cuándo debes seguir inyectando inversión para que continúe creciendo?

La mayoría de personas en México comienzan un negocio con la idea de que la inversión inicial será el único gasto y esperan en poco tiempo reinvertir las ganancias y que se mantenga solo. Pero para lograr estabilidad y crecimiento siempre es necesaria una inversión posterior.

Esto es como pensar que si le llenamos el tanque de gasolina al coche y empezamos a manejar éste llegará hasta su destino final sin tener que volver a cargar gasolina… como suponer que generará su propia energía en el camino. Para llegar al destino es necesario contemplar toda la ruta y la gasolina necesaria antes de iniciar el viaje, saber cuántas veces tenemos que volver a llenar el tanque, de otra forma resultará mucho más costoso y estresante… como quedarse varado a la mitad del camino.

negocio error

1er Error: No conocer el tope de crecimiento del Negocio

Comúnmente se espera  que sólo poner el negocio empezará a tener ventas maravillosas y después del primer mes ya se recuperará la inversión. Pero algunas preguntas que se deben resolver antes son: ¿Cuánto es lo mínimo que se tiene que invertir y por cuánto tiempo para llegar al punto de equilibrio? ¿Cuánto puede llegar a crecer el negocio si se le invierte en etapa temprana? Tal vez un solo local no es suficiente para llegar al punto de equilibrio y debas esperar a poner el segundo, tal vez los primeros 1,000 usuarios no logren generar la tracción que se necesita, y necesites un mayor porcentaje dedicado a marketing, eso no significa que el negocio sea malo, simplemente se empieza con el primer escalón y se necesita energía para llegar al segundo y así progresivamente.

Debemos estar preparados y calcular exactamente cuándo será tiempo de contratar más personal, comprar equipo adicional, contratar servicios, elevar las comisiones, etc.

Si no tenemos estos gastos contemplados o nos agarran desprevenidos será necesario pedir un préstamo o buscar nueva inversión y a la larga saldrá más caro debido a que por la urgencia las comisiones e intereses pueden ser mayores.

Realizar diferentes escenarios y proyecciones de crecimiento,  inversión y sobre todo objetivos es imprescindible antes de arrancar un negocio. Puede que lleve más tiempo, pero considera que ese tiempo que dedicamos a realizar un plan financiero a conciencia nos puede ahorrar mucho dinero y preocupaciones próximamente. Es más nos podemos llegar a dar cuenta que existe una forma diferente de hacerlo aún más rentable.

2o Error: Minimizar los costos operativos

Otro de los errores más comunes al comenzar un negocio es No calcular los gastos operativos REALES. Muchos de nosotros queremos empezar un negocio y pensamos en administrar, operar y vender, todo al mismo tiempo sin cobrar un salario porque “es nuestro negocio” y queremos empezar lo más pronto posible, ganaremos de las utilidades más adelante. Pero pensemos que si no estuviéramos operando el negocio podríamos estar ganando un sueldo igual o mayor a las utilidades actuales.

Es normal que al principio se sacrifiquen ciertos lujos y ganancias, contamos con un local, o sabemos de alguien que nos puede ayudar por un bajo sueldo etc. posteriormente generaremos mayores utilidades, aún así es importante considerar que en algún momento se tendrá que contratar personal profesional para que realice estas actividades, su salario obviamente será mucho más alto, y si no contemplamos la rentabilidad con estos gastos operativos desde el principio puede llegar un momento en el que el negocio ya no sea tan atractivo o que en realidad acabemos con un auto-empleo.

De hecho es en realidad la historia de cómo comienzan la mayoría de las Pymes, pues en la mayor parte de los casos se queda como un negocio que si bien es redituable no puede funcionar sin el dueño. Y tú no quieres ser una Pyme más, seguramente quieres un negocio que pueda funcionar sin ti, que sea escalable y que próximamente puedas vender por unos cuantos millones.

IdeasDeAutoemplo

3er Error: No saber cual es el objetivo real del negocio en términos financieros

Sabemos que nuestra idea es “la gran idea”, que nos generará utilidades increíbles y que resuelve una necesidad, sin embargo… financieramente ¿Para qué la queremos desarrollar? ¿Para emplear a mis familiares o amigos? ¿Para hacerla crecer y posteriormente venderla? ¿Franquiciarla? ¿Tener un flujo constante y eventualmente dejar de trabajar? ¿Qué es realmente lo que esperamos que nos dé el negocio? y lo más importante ¿Tiene potencial para lograrlo?

Si se planea desde el principio con un objetivo en mente se podrán definir los hitos y acciones necesarias para lograrlo. Sabremos la inversión necesaria y los momentos clave para compartir la idea, buscar nuevos socios, buscar un angel inversionista etc. Incluso saber quiénes son esas personas/socios que nos facilitarán el crecimiento para llegar a nuestro objetivo final.

Si no sabemos cuál es el objetivo podríamos conformarnos con un auto-empleo, con ganancias estables,  perderíamos la oportunidad de generar un negocio mucho más grande que realmente impacte y que vaya de acuerdo con nuestros objetivos en la vida. También es válido que lo que busques es un flujo estable, pero en ese caso es necesario saber qué se requiere para estabilizarlo y que no te provoque dolores de cabeza posteriormente.

4o Error: Esperar fondearse únicamente con convocatorias.

Cuando tenemos una gran idea estamos casi seguros que todos nos van a apoyar, buscamos distintas convocatorias y apoyos de gobierno, aunque se debe estar consciente que los fondos buenos y de mayor inversión buscan que tu negocio ya cuente con al menos las primeras ventas, no se van a arriesgar a invertir en algo que puede no llegar a funcionar. Los fondos de gobierno y de apoyo son más sencillos de conseguir (aunque generalmente se enfocan en negocios tradicionales, de bajo crecimiento, o de auto-empleo, todos con un historial de operación y ventas.) además todos los trámites llevan bastante tiempo, y aún cuando te otorguen el crédito, el dinero tardará en llegar.

Otra opción son los créditos bancarios, este caso los intereses son mucho más altos y si no logramos cumplir con los pagos simplemente acabaremos endeudándonos.

Existen otras opciones como agregar socios al proyecto, normalmente familiares o amigos, si realmente creemos en la idea y tenemos un buen plan de como hacerlo funcionar es una de las mejores opciones. Se pueden buscar incluso personas que puedan apoyar el negocio por su perfil profesional, no toda la inversión tiene que ser monetaria, tener este tipo de socios hará que tu negocio crezca mucho más rápido. En este caso debemos estar dispuestos a compartir el pastel, pues es más conveniente tener una rebanada de un pastel mucho más grande que un pastel completo muy pequeño.

inversión finanzas errores

5o Error: No contar con un plan de inversión posterior

 

Tener un plan financiero, proyectar en qué punto el negocio se volverá rentable, saber qué inversión se requiere para su crecimiento y tener contemplados todos los escenarios posibles no lo es todo, la parte más importante y a veces la más difícil es contar con el dinero necesario y un sobrante antes de comenzar, o por lo menos con un plan de cómo conseguir este dinero, ya sea como Plan B, como parte del crecimiento o para impulsar el negocio y escalarlo.

Muchas veces pensamos en el desarrollo tecnológico como única inversión, una app, una plataforma, un sistema, etc. Éste es un punto clave y el primer paso, pero para tener éxito se requiere destinar un gran porcentaje a marketing, publicidad y  gastos operativos mientras se consigue la tracción. ¿Qué pasa si no funciona en los primeros meses?

Si se comienza con una inversión pequeña la tracción tardará en llegar y los costos operativos aumentarán debido al tiempo que se tienen que seguir solventando. Si no se cuenta con un colchón destinado a emergencias o circunstancias no proyectadas, como un fenómeno natural, un accidente, cambios en las leyes etc. Empezaremos a comernos las ganancias y no dejaremos estabilizar al negocio ni seguir creciendo.

Muchas veces nos urge iniciar con el negocio para no perder la motivación y porque sentimos que es el momento, sin embargo el contar con un presupuesto fuerte para arrancar hace que el negocio pueda crecer rápidamente y que a la larga se ahorren gastos innecesarios, es asó como la rentabilidad y utilidad tan deseadas llegan mucho más rápido.

Después de conocer estos errores, podemos planear mejor la inversión necesaria para iniciar el negocio y nos damos cuenta de lo importante que es replantearse el negocio antes de iniciarlo, pues nos ahorrará mucho tiempo, esfuerzo y dinero. Si lo que buscas es acelerar tu idea de negocios e iniciarla en tiempo record una gran idea es contratar a un grupo especializado que haga esto por ti y te pueda guiar en el camino, por ejemplo una Startup Factory.

Suscríbete al blog!

Ingresa tu email y recibe nuestros próximos artículos directo en tu correo.

Product Designer & Business Developer en Ratio Startup Factory, Encargada de Diseño estratégico e investigación, generando productos y servicios de innovación. Como diseñadora de producto me enfoco en la experiencia de usuario y en el análisis de comportamientos para encontrar necesidades y así crear nuevas oportunidades de negocio.

One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.